La historia de Canelo nos muestra el ejemplo de la fidelidad sin l√≠mites que puede tener un perro hacia su due√Īo. A veces pensamos que lo que m√°s motiva a nuestros perros es un trozo de sabrosa comida o su juguete favorito; sin embargo, despu√©s de leer esta historia, me doy cuenta de que no es as√≠. Que lo que mueve a un perro es el amor hacia la persona querida con la que pasea, con la que come y con la que duerme d√≠a tras d√≠a. Podr√≠a pensarse que esta afirmaci√≥n es solo una intuici√≥n, pero no es as√≠. Diversos estudios cient√≠ficos han corroborado esto¬† (http://www.webconsultas.com/noticias/mascotas/los-perros-prefieren-el-carino-de-su-dueno-a-la-comida)

Los perros nos quieren y nos quieren de verdad, sin esperar nada a cambio.

Los ciudadanos de C√°diz correspondieron de manera generosa a este amor incondicional erigiendo un monumento a Canelo, el perro que espero doce a√Īos a su due√Īo en la puerta del hospital, sin saber que √©ste hab√≠a fallecido poco despu√©s de entrar en √©l: https://www.abc.es/sociedad/historia-canelo-hachiko-espanol-perro-fiel-espana-20221209115939-nt.html

A partir de ahora, cuando regrese a casa y mis perras corran a saludarme, me acordaré de ti, Canelo.

Gracias por tu ejemplo.